domingo, 30 de marzo de 2008

Defensoría de incapaces

Hace tiempo ya, que un personaje conocido nuestro, alias Mator, nos entretiene con anécdotas increíbles de crímenes y afines, ya que trabaja en la Defensoría de un populoso juzgado. Una de ellas se refería a un caco que habiendo robado varias PCs de un comercio, intentó venderlas en la comisaría contigua. En fin...

Esta semana la anécdota vuelve a mi mente, al leer en el diario un caso similar, lo que demuestra, como sostiene mi padre, que los idiotas y las hormigas no se acaban nunca.

Portada de "La Prensa"

Ahora ya sabemos para qué existen las defensorías de incapaces!!!


Nota: repost de la entrada del blog anterior con fecha del 25 de febrero.

1 comentario:

Verón. dijo...

Hay que ser boludo!!!!
Debe ser un inútil... Un intento de ladrón...